Parece que existían en la cocina ciertos dogmas que con el paso del tiempo ya no lo son. Nos referimos al principio de el maridaje que dice que la carne se debe acompañar de vino tinto y el pescado de vino blanco. Parece ser que, en los últimos tiempos, los sumillers de más renombre ya no están tan de acuerdo con este principio del maridaje que hasta ahora parecía sagrado. Los expertos dicen que a la hora de escoger un buen vino y realizar un buen maridaje, no solo hay que tener en cuenta el hecho de que sea blanco o negro, sinó que también hay que tener en cuenta cuál la variedad de uva con la que se hace el vino o la manera en que se ha aderezado el plato que va acompañar.

 

VINO

Sea como fuere, para muchos comensales resulta abrumador tener que elegir entre la gran variedad de marcas comerciales que existen hoy en el mercado y el proceso de hacer un buen maridaje con la comida se ha convertido para muchos en un auténtico dolor de cabeza.
Para que tu elección sobre el maridaje en un restaurante sea más sencilla la próxima vez, aquí te ofrecemos algunos consejos básicos que transcienden a las marcas concretas. Hoy hablaremos del maridaje del vino con la carne.
Maridaje con carnes rojas
Para las llamadas carnes rojas, lo que mejor combina es el maridaje con el  vino tinto. Esta es una cuestión, sobre la que parece que todo el mundo está de acuedo. La questión es ¿quál es el vino tinto que debo escoger para hacer maridaje entre tanta variedad? Si tu comida principal va ser a base de solomillo, entrecot o chuletón, acompañado por ejemplo de unas verduritas o unas patatas panaderas, lo mejor es descorchar alguno de los vinos tintos crianza o reserva buenísimos que existen. Qualquiera de las denominaciones de origen puede ser adecuada para un buen maridaje, como un famoso Rioja o bien un Ribera del Duero, o un Penedès, por poner algunos ejemplos. Lo que buscamos en este tipo de maridaje es que sea un vino con alta concentración y de gusto potente.
Si su elección de plato es cordero, entonces es más recomendable para hacer un buen maridaje escoger un tipo de vino que sea criado en barrica y bastante viejo. El sabor especiado de este tipo de vino tinto combina a la perfección con este tipo de carne.
En el caso de que hayamos cocinado qualquier tipo de carne, con una salsa que utilize vino como uno de sus ingredientes, es recomendable comer ese plato posteriormente acompañándoloj con un maridaje del mismo tipo de vino.

 

VINO2

 

Maridaje con carnes blancas
A diferencia de las carnes rojas, las carnes blancas nos más neutras y esto nos permite ampliar el abanico de vinos entre los que podemos elegir. Si esta carne blanca la guisaramos con una sencilla receta tradicional con una base de cebolla y tomate además de algunas plantas aromáticas, entonces escogeríamos un vino tinto para hacer el maridaje que no fuera demasiado robusto. Seguramente escogeríamos un tempranillo, a poder ser un semicrianza, con el objetivo de tener un tanino frutal y conseguir un maridaje excelente.
Si esta carne blanca, la cocinamos con una salsa con más cuerpo, setas y trufas por ejemplo, entonces escogeríamos un vino más estructurado para hacer el maridaje, como por ejemplo un merlot o un cabernet sauvignon.
Finalmente, si la carne blanca se condimenta utilizado zumo de limón con hierbas aromáticas, lo ideal sería descorchar un blanco para hacer el maridaje. En este caso, abriríamos un chardonnay joven ya que queremos frescura, y una acidez que combine bien con la carne blanca.