Todos hemos oído alguna vez la importancia que tiene el calzado para completar un buen atuendo. En el hombre esto no deja de ser cierto. Cualquier ojo mínimamente entrenado, sabrá sacar una opinión de alguien juzgándolo por los zapatos. Y no cabe decir que el mejor traje puede quedar totalmente deslucido por una mala elección de los zapatos. De la misma forma un conjunto de ropa mediocre, quedará ensalzado con unos zapatos elegantes. A continuación, hacemos un repaso a los modelos clásicos de zapato de hombre que no deberían faltar en tu armario.

 

zapato1

El zapato clásico, los mocasines
También conocidos como slips, los mocasines son el zapato clásico por excelencia. Una de las reglas de oro de la utilización de este tipo de zapatos clásicos es que se deben combinar siempre con ropa casual. El mocasín queda bien con unos pantalones chinos, unas bermudas o unos vaqueros por ejemplo. Te dará un toque de elegancia a tu conjunto informal. Eso sí, está totalmente prohibido combinar mocasines –no importa lo buenos que sean- con un traje de chaqueta.

 

 

zapato2

Otro clásico, los Oxford
Seguramente este sea el modelo de zapato clásico que aporta una mayor formalidad al conjunto. Es una apuesta segura si quieres que te tachen de elegante. Además, lo bueno de este tipo de calzado es su polivalencia, puesto que puede completar elegantemente un traje de trabajo, pero tampoco queda nada mal acompañando un atuendo más informal. El origen de este zapato que se ha convertido en un clásico en todas las zapaterías, son los zapatos que utilizaban los estudiantes de Oxford, una costumbre que les dio su actual nombre. Aunque existen muchas versiones, su modelo clásico por excelencia es el negro y sería el zapato que recomendaríamos comprar a alguien que solo pudiera elegir un par. Otra de las características que definen este tipo de zapatos, sus conocidas perforaciones, tienen su origen en la intencionalidad de conseguir un calzado que pudiera respirar.

 

zapato3

 

Una versión del anterior, el Blücher inglés
Se trata también de otro de los modelos de la elegancia por excelencia. Aunque guarda ciertos parecidos con el modelo Oxford, el Blücher inglés es un zapato que se distingue del anterior por su característica costura inglesa y por las paletas laterales del zapato. Son zapatos de gran elegancia pero tienen una horma más ancha y cómoda que los anteriores, por ello, son buenos tanto para combinar con trajes más formales como con atuendos algo más sport, como podrían ser unos chinos. El origen del nombre de este modelo se debe a un general ingle, Von Blücher, que fue capaz de derrotar a Napoleon en la famosa batalla de Waterloo. Una curiosidad con la que sorprender a quienes se fijen en tus zapatos nuevos estilo Blücher.

 

zapato4

Clásico para el invierno, los botines
Finalmente no podíamos olvidarnos de los botines. Si bien es cierto que en las últimas décadas han caído en un cierto desuso, también es verdad que en las últimas temporadas han vuelto con fuerza en las colecciones de hombre de invierno. Existen muchos tipos y modelos, con cordones o cremallera, con hebillas… pero si algo tienen en común este tipo de zapatos es que todos tienen la caña alta, por encima de la altura del tobillo. Este calzado resulta muy cómodo en invierno puesto que además de protegernos del frío nos dará un toque muy elegante tanto si vamos en traje como en vaqueros.
Sea cuál sea tu estilo o modelo recuerda el famoso dicho “un hombre se viste por los pies” y elige bien tu próximo par de zapatos.